sábado, 7 de marzo de 2015

Alone.


¿Por qué esta sensación? Es como si me arañaran el corazón desde dentro, haciendo que duela de forma incontrolable. No puedo soportar esta sensación de ahogo y desesperación. Hay mucha gente, miro a todos, pero nadie me ve a mí. Solo soy una fachada que esconde lo que realmente siento, porque no se pueden dar cuenta, nadie se dará cuenta nunca.

Susurro palabras de ayuda, pero no responden; como ver pasar un tren esperando que se detenga, pero él pasará de largo. No te ven, no te sienten. 

Nadie me escucha.

Es inútil que grite, que estire mi mano hacia el cielo suplicando que todo termine, inútil el tiempo que gasto esperando, inútiles las palabras que me digo a mí misma pensando que todo irá bien. Inútiles mis Dioses que prometieron la prosperidad y solo encontré soledad, inútil el viento que no le lleva mis palabras a nadie. 

Inútil yo, que no puedo salvarme de la soledad.