lunes, 29 de abril de 2013


La gente es estúpida

Hola, vengo a plantear una cuestión que me lleva calentando la cabeza desde hace ya varias semanas. No ha sido un año demasiado pacífico, que digamos. Y tengo unas cuantas palabras que dedicar a algunas personas de mi alrededor. Personalmente diré que no me caen bien, ni lo harán nunca. A esas personas jamás las olvido ni las perdono.

Sandra

Compañera de clase desde hace dos años. Bajita, prepotente y falsa. Empiezo por ti por ser la que mejor me cae dentro de mi lista negra. Aun recuerdo el año pasado, con ese matón que tanto me llevó frita. Aun recuerdo como te enfadabas cuando me defendía y montaba jaleo para que le castigaran de una vez y así poder salir ganando por una única vez. Te enfadabas y me decías "No es para tanto". ¿No? Ese chico me insultó, me pegó, me amenazó, me robó cosas, me hizo acoso escolar. ¿Te suena la palabra? Bueno, pero eso no es todo, querida. A dos semanas de finalizar el curso, recuerdo que en la puerta te dio una patada, una simple patada. Y tú y las demás pijas de clase montasteis la redada contra él más grande que he visto. Ahí, tras casi nueve meses soportando el acoso, hablasteis al profesor de lo que ocurría. Ahí SÍ que intentaste hacer justicia.
Sólo cuando el mal te alcanzó a ti también.


Pascual

Aunque no eres el segundo en mi lista, cabe decir que te pongo el segundo por ser uno de los que más odio. Me hiciste la vida imposible en tercero, cuando iba con la nombrada anteriormente. ¿Me recuerdas? Claro que lo haces, aun me miras y me sigues dos minutos cuando me ves por la calle. No nombraré demasiado de tu persona, pues paso de escribir tantas palabras malsonantes y tanta basura sobre ti. Mereces pudrirte en el infierno junto con los peores males que existan sobre este universo y sus dimensiones. Mereces muchas cosas malas, jamás te perdonaré lo mal que lo pasé contigo en tercero de secundaria. El miedo a salir a la calle que cogí por tu culpa, el miedo a acabar en el hospital.
Para ti, te deseo lo peor.

Pascu

No te nombro necesariamente porque te odie, simplemente porque estoy bastante harta de tu actitud. Mira. El mundo es grande, muy grande, y hay muchos billones de personas viviendo en él, y tú, precisamente, no eres el centro de dicho mundo. Eres un egocéntrico, salido, avaro y prepotente. Nos cobras hasta los clips cuando te pido que me hagas una fotocopia. Nos arruinas los planes y te acoplas en los mismos cuando tú no estás en ellos. Nos cambias de conversación para meter algún tipo de tema que trate acerca de ti mismo. Las cosas van mucho más allá. Has obligado a ciertas personas a que te hagan ciertas actividades pervertidas en contra de su voluntad, has rateado dinero a tus propios amigos (160€ en FOTOCOPIAS), te has adueñado de nuestros cumpleaños volviéndote tú el que cumple años. Eres mala persona, y encima nos restriegas por la cara que eres un niño bien, con dinero y no sé qué chorradas más.
Se acabó, yo ya no pienso hacerte más caso.


Pepa

Por adelantado, diré que hoy por hoy, eres una de las personas más despreciables que conozco. Falsa como tú sola, perra como nadie, y una hipócrita. No solo exiges que te pida perdón quien no lo merece, sino que además te vas metiendo con quien defiende a esa persona. No te pienso pedir perdón por defender a mi mejor amiga. No te pienso perdonar que la insultaras. Pero no, no va solo de eso la cosa. Yo sé más que tú acerca de la vida. He vivido malos años, me han acosado, me han hecho lo nombrado más arriba (excepto lo sexual), he luchado por lo que me interesa y realmente he vivido más que tú, aunque solo sea por un año. Sé que la vida no es todo fiestas y alcohol, la vida de verdad, es amistad, es amor, es vivir. Tú no sabes nada de todo eso. Vives a tu aire, amenazando a todos y creyéndote la reina del mambo, mira, tal vez hayas ido a todas las discotecas de tu ciudad, pero no tienes amigas de verdad, ya que las tratas como si solo fuesen esclavas. Las insultas a sus espaldas, las traicionas, hablas mal de ellas para que caigan mal y obligarlas a ir contigo para que tengan a alguien. Eres una perra. Y respecto a lo de friki, ¿Qué es ser friki? Tener afición a algo, ser fan de algo que no suele verse. Tú, por ejemplo, eres la friki más friki de las perras y de la mentira. Y no estoy gorda. Apenas llego a 60 Kg, que, biológicamente, es mi peso ideal. Tú estás como un fideo, y realmente insultar llamando gorda es lo que hace la gente estúpida cuando se queda sin argumentos. Mi novio al menos tiene donde agarrar, el tuyo... Bueno, esperemos que no sea de los que les gustan los pechos grandes. Solo diré, que espero no encontrarte nunca por la calle.
Reza para que no te vea por la calle. Reza mucho.