sábado, 23 de febrero de 2013


Jamás dejaré de imaginar.

Supongo que a mi edad de 15 años, muchos pensaréis que ya soy demasiado mayor para pensar en hadas y esas cosas, pero, ¿Qué más da? La imaginación es uno de los mayores tesoros de la humanidad. Sin ella, muchas de las cosas que ahora tenemos no existirían, ya que surgieron a raíz de que una persona imaginara que era posible.

De pequeña siempre creía en un mundo distinto, en un mundo de magia, hadas, sirenas, cosas paranormales, de hecho, ¡Sigo creyendo! Me da igual la edad. Realmente opino que la magia existe, tal vez no en nuestro mundo, pero sí en una realidad paralela, incluso puede que sí sea en la nuestra y solo esté escondida, ¿Quién sabe? Lo importante es soñar.

Cuando hablo de estas cosas, realmente se me acelera el corazón, solo pensar que hay algo más detrás de esta podrida sociedad, solo pensar que tal vez haya una verdad que aun no conocemos... Simplemente me emociono.

Debo confesar que desde pequeña escribo un "Diario mágico". Un libro en el que registro aquellas cosas que la realidad de mi mente inventa, desde multitud de seres mágicos hasta formas de hacer luchar mágicas. ¿Quién pone el límite a imaginar? Nadie, solo nuestras propias cadenas.

No me veáis como a una infantil, por favor. Os invito a mirar el mundo de una forma distinta. Abandonad ese cerebro cuadrado que os inculcan desde que tenéis memoria. Venid a mi lado de la realidad. Realmente es el mismo mundo que el vuestro, solo que con una pincelada de color.

La imaginación está ligada a la inocencia, los niños imaginan porque no saben nada del mundo ni de sus limitaciones. Los adultos han estudiado física, química, astronomía, biología... Creen saberlo todo. Pero no saben nada. Creemos saberlo todo, y no sabemos siquiera cosas como lo que hay tras la muerte, lo que hay en el fondo más fondo de los océanos, lo que algunos bosques ocultan. No sabemos ni la mitad de cosas de este universo. Tal vez no sea en nuestro mundo, pero...

¿Quién te ha dicho que no puede haber magia en otra parte del universo?

Los católicos creen en Dios, un ser etéreo al que tampoco han visto jamás.
Los griegos también creían en múltiples Dioses.
Y los judíos.
Y los romanos.
Incluso los prehistóricos inventaban una deidad a las cosas inexplicables...

Entonces...

¿Porqué yo no puedo tener mi propia creencia?

Imagina, amigo mío o amiga mía. Tienes una mente increíble, que solo poseen los humanos dentro de este planeta. Aprovecha sus dones. Jamás te abandones al gris mundo de los adultos.

Porque la gente como yo, somos los únicos que comprendemos el mundo oculto.
El mundo de la magia.



La entrada ha sonado muy paranoica y de secta, pero bien, estaba inspirada :'D

No hay comentarios:

Publicar un comentario